Follow by Email

viernes, 15 de marzo de 2013

Procura ser fiel.

No, para nada va esto de una lección sobre moral de pareja. Hay otro tipo de fidelidadades, que se debería respetar aún más de lo que se hace. 

Si cuando vas a preparar una receta, dice bien grande: 100 gr., no añadas alegremente la cantidad que a ti te apetezca, estarás cometiendo un grave error si lo haces. Si sólo pone una cucharada de levadura, no eches más por querer ser la que hace el bizcocho más esponjoso, o la masa desbordará el molde y tu cocina olerá a pastel quemado. Se fiel a tus recetas, no siempre viene bien innovar. El estómago de tus sufridos "catadores" de experimentos culinarios, te lo agradecerá.

Se fiel a tu estilo de ropa. No intentes vestir como una colegiala a los 40 o estarás ridícula. No te dejes influenciar en exceso por las modas. Lo que nunca te ha sentado bien, no lo va a hacer ahora, con el paso de los años. Si tus rodillas no eran aptas para lucirlas con minifaldas, no lo intentes dos décadas después. Tu arraigado sentido del ridículo, te lo agradecerá.

Minifaldas super atrevidas

Se fiel a tu crema hidratante. Aquí si que tienes que ser fiel, de día y de noche, todos los días de tu vida hasta que ganes la batalla contra las arrugas, la flacidez del rostro y la pérdida de elasticidad. Sabes que es guerra perdida contra los efectos del paso del tiempo, pero... procura ser fiel a este ritual. Y si cambias de marca, te arriesgas a tener granos hasta en el escote, pero de valientes está hecho el mundo y tu no vas a ser menos, si arriesgas, tenlo en cuenta. La imagen que te devuelve el espejo, espejito mágico, te lo agradecerá, o no, pero al menos, lo has intentado.

Se muy fiel a tu hígado. El alcohol no es tu amigo. Repito: NO es tu amigo, pero si no sigues este principio, la resaca se instalará en tu cabeza con todo un despliegue de simpatía que te hará maldecir hasta la forma de los cubitos de hielo, por mucha forma de corazón que tengan. Pero si de todas maneras sucumbes, al menos pide que al día siguiente te hablen bajito, tu zumbido de oídos, tu cerebelo y tu nulo sentido del humor, te lo agradecerán (y al que tengas a tu lado se lo agradecerás más si se mantiene calladito).

Si te has propuesto reducir esos centímetros de cintura que te sobran (tu y todo el mundo a tu alrededor sabe que debe ser así) para que te quede bien un vestido de seda y has decidido hacer un régimen draconiano y ejercicio moderado, se fiel a tu constancia. Un poco de espíritu de sacrificio no ha matado a nadie y tu autoestima y tu orgullo personal, te lo agradecerán.


Si te has propuesto no discutir ni enfadarte con alguien cercano con quien compartes trabajo, procura ser fiel a este buen (magnifico, estupendo, etc., etc., etc.) propósito, aunque te lleven los demonios interiores y a la primera impertinencia de la mañana quieras abalanzarte sobre su yugular, como vil Drácula de pacotilla. Procura mantenerte fiel a este reto personal y aguanta, aguanta, aguanta, todo lo que puedas. Te van a salir 20 canas nuevas a la semana, pero a veces más vale mantener la calma y esperar tiempos mejores, que para eso la vida da muchas vueltas. Y a veces te pone debajo a quien tenías encima...

Pero sobre todo, se fiel a ti mism@, a tus principios, a tus ideales y sobre todo a tus sueños. Y no cambies en lo básico.

5 comentarios:

  1. Hay niña! Pero ha veces es tan difícil.

    Yo le soy infiel a todas mis cremas. Y eso que a veces salgo con la cara tirante-tirante. Pero es que no me da tiempo o se me olvida o vete tú a saber.

    Soy fiel al régimen y lo seré. Este veranito quiero poder volver a ponerme el bañador sin darme un susto.

    Un post muy inspirador!!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo debería ser fiel a mis ejercicios diarios y siempre tengo que hacer algo más prioritario. Así que cuando llegue el momento bikini puede ser un shock.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Debería mandarle esto a una que yo me sé que no le iría nada mal tatuárselo. Ays, que cualquier día me muerdo la lengua y me enveneno ;)
    El último párrafo, maravilloso. Quiero leerlo cada día al levantarme.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Lo de ser fiel a mis sueños es algo por lo que llevo años luchando y algunos ya son realidades, maravillosas realidades.
    No te muerdas la lengua, suéltalo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hace unos años que soy constante con las cremas del cuerpo, a ver si me pongo con las de la cara (espero que no sea demasiado tarde).
    Besos y animo que queda todavía tiempo para ponernos mas buenas, jaja

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.