Follow by Email

domingo, 26 de enero de 2014

Sólo "calma".

Sólo necesitaba "calma".

Y dejé que mis pasos vagaran por tu orilla.



Para que el frío helara mis huesos y mi culpa. Y que el viento ensordeciera el recuerdo de tus palabras.

Para que se congelara el corazón y el dolor de mis músculos no me dejara sentir nada más.

El gris de la tarde era el fondo perfecto para la espera sin respuestas, que sabía que no llegarían. Y los pasos sobre tierra yerma iban poco a poco insensibilizando el ánimo.

Pero aunque quiera negarlo, aún queda musgo verde que no se ha congelado.



Que resiste al frío y a la indiferencia. Que sobrevive a la distancia del agua, que ve pasar tan cerca y tan lejos. En el fondo, cada vez más lejos.

Necesitaba "calma" y levante mi cabeza. Y entre las nubes se abría paso.


Sin entibiar el escenario, pero aportando otros matices a la vida. El gris ya no es tan gris, pero tampoco es cielo claro.

Y ahora bajo la cuesta como si fuera una rivera tranquila de aguas mansas.


Sólo que el agua está helada. Y parece que vuelve a reinar la "calma".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.