Follow by Email

miércoles, 25 de abril de 2012

El enigma.

Hace tiempo que no voy (el último intento no tuve paciencia y abandoné la cola), me refiero al El Prado.
Cuando era "single ladie", mis sábados por las tardes los dedicaba o a pasear por calles tranquilas del centro de Madrid y hacer fotos de edificios singulares, o a empaparme de arte, visitando museos.
Sin lugar a dudas, mi preferido es la pinacoteca por excelencia.
Lo primero que hacía nada más entrar era calarme mis gafas de miope y encaminarme (aún me se de memoria el recorrido) a la sala 56a.
Y una vez plantada ante la tabla de roble mejor utilizada del mundo, me dedicaba todos los minutos que los múltiples turistas me permitían contemplar tranquila, sin interferencias visuales y tontos comentarios, a disfrutar del que es para mi el mayor enigma de interpretación de la pintura y por supuesto, mi obra favorita con diferencia sobre el resto:


Que en 1500 (d.C.) una persona tuviera la "imaginación" suficiente para plasmar en un oleo estas imágenes es un tanto desconcertante. Podía pasarme el tiempo muerto contemplando sus detalles y asimilando sus diferentes mensajes y pensando en un refrán flamenco que dice que " La felicidad es como el vidrio, se rompe pronto".
Me extasiaba contemplando las tres etapas de la vida por las que todos pasamos en algún momento de la existencia, del paraiso al infierno y en medio de todo, los placeres de la vida, los placeres mundanos.
Y lo efímero de la vida.
Los vigilantes de la sala me miraban con aburrida curiosidad. Luego me iba a visitar "La Anunciación" de Fra Angélico a la sala contigua y en cada visita la dedicada a un pintor concreto o la exposicón temporal que tocara. Pero antes de irme, antes de salir del edificio, como despedida, volvía a "El jardín de las Delicias" y lo echo de menos.

6 comentarios:

  1. Aprovechad esos vales de cangureo e iros una tarde J y tú. Yo me quedo encantada con tus tesoros. Ese cuadro también estuvo fascinándome a mí toda la adolescencia. La frase de la felicidad, genial. Como todo lo que hay en tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si te dejo a mis "animalitos" una tarde entera para ti sola, no vuelves a hablarme en la vida.
    Un besote y gracias, maja, eres un sol.

    ResponderEliminar
  3. Pues si es un cuadro fascinante, además por mas que lo observes, siempre hay algún detalle nuevo que no habías visto antes.
    La felicidad dicen que es una utopia, es probable, porque es tan difícil de ver como un billete de 500€, juas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me admira la capacidad de inventiva de El Bosco para hacer esta tabla. Y los detalles son inimaginables. Lo dicho, fascinante.

      Eliminar
  4. Si es que El Prado es una maravilla...; siempre que mi marido y yo visitamos Madrid vamos...¡dá igual las veces que ya hayas estado antes!;¡siempre se disfruta como la primera!!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poca gente sabe que El Prado tiene una cámara acorazada, llena de joyas. Es un museo con muchos secretos.

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.