Follow by Email

sábado, 14 de abril de 2012

Mas lista que el hambre.

Según "San Google bendito":

El término inteligencia proviene del latín intelligentia, que a su vez deriva de inteligere. Es una palabra compuesta por otros dos términos: intus (“entre”) y legere (“escoger”). Por lo tanto, el origen etimológico del concepto de inteligencia hace referencia a quien sabe elegir: la inteligencia posibilita la selección de las alternativas más convenientes para la resolución de un problema.  Un individuo es inteligente cuando es capaz de de escoger la mejor opción entre las posibilidades que se presentan a su alcance para resolver un problema.



La inteligencia pueden clasificarse en distintos grupos según sus características: la inteligencia psicológica (vinculada a la capacidad cognitiva, de aprendizaje y relación), la inteligencia biológica (la capacidad de adaptación a nuevas situaciones), la inteligencia operativa y otras. En todos los casos, la inteligencia está relacionada a la habilidad de un individuo de captar datos, comprenderlos, procesarlos y emplearlos de manera acertada. Quiere decir que es la capacidad de relacionar conocimientos y conceptos que permiten la resolución de un determinado conflicto.

Si partimos de la definición de inteligencia biológica, en mi casa vamos a aumentar en este índice al menos dos desviaciones típicas sobre el nivel de origen, porque últimamente y a una velocidad un tanto vertiginosa, hemos tenido que adaptarnos a cambios en nuestras rutinas con un simple chascar de dedos.

El "tete" va a tener que madrugar durante aproximadamente un mes y empezar su jornada escolar a las 7.30 a.m., ¡pobre!.  La "pitu" también va a levantarse como las gallinas y va a ir a la ruta por las mañana con alguien diferente a su padre como hasta ahora; las compras de intendencia se van a trasladar de las tranquilas mañanas a las tardes o cuando se pueda. Papá se lo va a pasar de lo lindo en los atascos mañaneros... Y lo único que no va a cambiar es que mi despertador va a seguir sonando a la misma hora, pero no voy  a ser la única en casa que va a levantarse prontito.

Y lo mejor es que no tenemos opciones para elegir la mejor posible, tiene que ser así y será. ¡Amen!.

Suerte a tod@s los que tienen que adaptarse a los cambios en su vida y no tienen opciones para elegir.

3 comentarios:

  1. Eso siempre lo han dicho, ¿verdad? que no es más inteligente quien más sabe, sino quién usa lo que sabe y se adapta a las circunstancias. Espero que todo sea por buenas noticias. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Pues fifty-fitfy. Los cambios que hemos tenido que hacer hoy en nuestros planes no son precisamente por buena noticias, pero..., como siempre, saldremos adelante.
      Besos.

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.