Follow by Email

jueves, 17 de mayo de 2012

Celos.

Hemos tenido en casa la siempre agradable visita de una amiga, con su niña, una preciosidad de bebé que ahora tiene 6 meses, un diente y que promete... promete ser "movidita".

Me ha encantado su mirada curiosa y sus carcajadas cuando mamá jugaba con ella, lo suavecita que es y como huele a dulce. Y esta visita me ha permitido observar como mis niños sentían celos por la invasión de territorio.

A mi, siempre un bebé me hace resurgir mi instinto maternal, que últimamente vuelve a estar más acentuado. Y con una pequeñaja en casa, tan bonita, no he podido por menos que cogerla en brazos desde el minuto cero. Al principio mis niños han sentido la normal curiosidad por las recién llegadas, pero pasado un rato, viendo que no soltaba a la niña y que no paraba de darle besitos, mi hija ha empezado a ponerse más cerca de la bebé, con la intención de explorarla con más comodidad.

Pasada la primera hora, viendo que no la soltaba ni de broma, he empezado a llamar la atención y luego quería que la soltara yo y la cogiera otra persona, para poder subirse encima de mi y que la cogiera a ella en brazos.

Los celos son una respuesta emocional normal, un estado afectivo en el que prima el miedo a perder, total o parcialmente el cariño y la atención de alguien querido y que te quiere. Ese miedo a que ese ser al que quieres, prefiera a otra persona, a la que ves como un rival, es normal en los niños, cuando consideran que son menos queridos que antes.

Suelen evolucionar bien, aunque algunos "destronados" tardan en aceptar la nueva situación, por ejemplo cuando llega un hermano. 

Mi hija ha sentido alivio, cuando ha visto que salía por donde había venido, camino de su casa. El peque simplemente se  ha asegurado que se marchaba, acompañándola personalmente hasta la puerta.

No querían compartir a mamá, aunque fuera sólo un ratito. Me consideran suya, en cuerpo y alma, ¡que egoístas!.


2 comentarios:

  1. Les pasa a todos. Es que una mamá maravilla como tú es un bien muy preciado, jeje. ¿Instinto maternal nuevamente acentuado? ay, ay, ay, que se nos llena la blogosfera de barriguitas por momentos :)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. No, no, no te equivoques, que yo lo que quiero es quitarme la barriguita que se te queda después del segundo. jejeje :)

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.