Follow by Email

martes, 8 de mayo de 2012

Perpleja.

Después del baño y ya con el pijama puesto, mi hijo se ha ido corriendo a la habitación de su hermana, ha abierto un mueble y ha sacado una mochila. Cuando he ido a ver que estaba haciendo, temiéndome la peor de las trastadas, me ha soltado una contundente frase: "M. (sólo obtengo el título de "mama" si la fiebre le ataca), ponme la mochila, aquí a la espalda, que tengo que salvar el mundo".

He levantado la ceja sorprendida y le he preguntado arrodillada a su altura: "¿Vas a salvar el mundo? ¿tu solito?", toda incrédula. "Si, yo puedo". Y se ha ido corriendo a su habitación a contárselo a su hermana.

Mientras me ponía en pie y le veía marchar a toda velocidad, he sonreído pensando en que mi hijo es un bonsái de héroe, con más ingenuidad que altura, lo propio de un niño que hoy cumplía dos años y siete meses y por supuesto, con toda la inocencia propia de su edad. Afortunadamente.

Me ha recordado uno de mis personajes favoritos de "Barrio Sésamo" (el otro es el Conde Draco y su cohorte de murcielaguillos):


Me he imaginado a mi hijo como un tierno héroe de andar por casa, que tiene la suerte de pensar que con una simple mochila en forma de gato y vacía, se pueden solucionar los problemas de su pequeño mundo.

No he conseguido quitársela hasta ahora, de hecho está dormido con la mochila puesta, tampoco he querido insistir demasiado ¿para que le voy a quitar la ilusión de pensar que lleva las soluciones para la humanidad a sus espaldas?

En realidad es así, sobre sus espaldas y sobre las de miles de niños de su edad recae la responsabilidad de mejorar el mundo de dentro de unos años. Lo que sus cabezas piensen y creen serán las soluciones de mañana.

Si yo tuviera que llenarle esa mochila, la llenaría de sentido común, de sensibilidad hacia los demás, de firmeza en las propias convicciones y poco más, porque la ilusión por creer que lo pueden arreglar todo, de la forma más sencilla, esa ya la lleva él puesta. El resto, ya lo irá haciendo la experiencia en la vida.

3 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.