Follow by Email

viernes, 13 de enero de 2012

Only time

Nos pasamos el día de un lado para otro sin pararnos a pensar en lo que hacemos. Nos rodeamos de cosas materiales y nos preocupamos de tener cada vez más: un smartphone nuevo, más ropa,..., cualquier nueva adquisición nos vale. Tratamos de llenar nuestros vacíos personales con lo que tenemos a mano, pero ¿eso nos hace más felices?
Esto es lo primero que escuchó mi hija, dentro de una incubadora:




Esto es lo único que le pedí a la vida en ese momento y es lo único que le sigo pidiendo: tiempo. 
Esto es lo único que prometí, la única vez que hice una promesa con el alma, en mi vida. Tiempo para disfrutar de las pequeñas alegrías del día a día. Ya que a veces, ese espacio en el infinito que tenemos asignado, se acaba y ya no tenemos más, como la arena de los relojes, como la vida misma.

Carpe diem.












5 comentarios:

  1. Ánimo! compatir tus pensamientos a través de este blog es lo mejor que has podido hacer, suerte con tu angel :)

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso. De acuerdo contigo en todo, como siempre...

    ResponderEliminar
  3. Qué sabias y hermosas palabras. Llegué aquí a través del link de "una terapeuta temprana" y me he emocionado muchísimo. Un saludo y que siempre tengas todo ese tiempo para vivir el día a día. Un Saludo ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a una terapeuta temprana por traerme hasta aquí... en tus palabras queda patente el amor por vuestra niña, además de que tienes más razón que un santo, tengo que decirlo. Mis niñas son prematuras también, aunque nacieron algo más grandecitas y luego todo fue bien, estuvimos muy asustados. También hice una promesa, olvidarme de todo (los smartphones, la ropa, incluso muchas veces los amigos y la familia por tiempo..) para que estuvieran conmigo y verlas crecer. Un abrazo enorme y me voy a leer un poco más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vosotros por vuestros comentarios. Me alegro que os guste, pero sobre todo espero que sirva para que la gente viva la prematuridad de sus hijos con la mayor normalidad posible, pero sobre todo que disfruten de cada cosa buena que les llegue a sus vidas, porque las hay y muchas, pero a veces la angustia y el miedo no te deja verlas.
      Gracias!!

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.