Follow by Email

domingo, 29 de enero de 2012

La esencia de la vida.


El sentido del olfato es el único que tiene comunicación "directa" con el cerebro, es decir, que los terminales sensoriales de la nariz llegan, por decirlo de forma sencilla, sin intermediarios a nuestro cerebro. Por eso, los recuerdos olfativos son tan precisos.

De las cosas que más nítidamente recuerdo de mi infancia está el olor a café recién hecho por mi madre los sábados por la mañana (antes de que la tensión le jugara la mala pasada de obligarla a abandonar su único vicio confesable), el olor del jazmín del patio de la casa de Murcia donde pasé las primeras vacaciones de mi vida, cuando mi  madre me dejaba secarme al sol, sentada en una mecedora y envuelta en una toalla tras volver de la playa y mientras ella preparaba la comida para mi hermana y para mí.


No todos los recuerdos son agradables, como el olor a desinfectante hospitalario, el olor a humedad de mi clase en el cole, o el olor de las algas pudriéndose al sol.


Como la memoria es selectiva, tendemos a recordar lo desagradable de forma más pertinaz y a esconder en los recovecos del alma lo agradable, porque ¿para qué recordarlo, si ya no es una amenaza?


Aún así, mi vida es una constante evocación de un perfume femenino con connotaciones de violetas con el que me crucé una vez en la calle y que nunca más he vuelto a percibir. También de perfume masculino, que me devuelve infinitos recuerdos. Del olor de la tierra húmeda, tras una tormenta de verano. De la hierba recién cortada en el jardín que hay al lado de casa. O el olor del aire gélido en una madrugada cualquiera de invierno, cuando el viento del norte me regala una pedazo de sierra madrileña.


Mis recuerdos huelen a té de jazmín y a naranjas recién exprimidas. Huele a colonia infantil y a besos en una piel con olor a galletas. Huele a la sal marina y a brisa de mar bajo la luna llena, de mis solitarios paseos  nocturnos de este último verano.


Por eso es algo que procuro cuidar, para que en la memoria de mis hijos se albergue de forma permanente ciertos recuerdos: el olor a jazmín de ese patio de mi infancia, que ahora está recreado deliberadamente en nuestra propia casa y que inunda en primavera al resto de mi vecindario. El olor a bizcochos recién sacados del horno, el olor a vainilla en los armarios, porque dicen que a vainilla huele el líquido amniótico.


Me gusta pensar, que cuando sean mayores, su memoria devuelva olores que vivieron a nuestro lado y que cada uno de ellos esté asociado a momentos felices.

5 comentarios:

  1. es hermoso!! "olor a colonia infantil y a besos en una piel con olor a galletas" qué me gusta!!
    estoy seguro de que todos tenemos nuestros olores, nunca he hecho un ejercicio de reflexión pero el olor más adictivo que tengo es el de mis niños, eso sin dudarlo.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito... los olores osn algo tan especial... para conseguir sentir por un instante lo mismo que sentía al estar embarazada me echo la misma crema que utilizaba y devoro su olor, que me transporta a hace algo más de un año cuando notaba a las tres peques por dentro... pero recuerdo infinitos olores con infinitas situaciones, y esos olores hacen que puedas revivir por un instante aquél momento feliz. Un post precioso que hoy me huele a regaliz mientras lo leo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa lo mismo con la crema de Mustela, que me recuerda a mi tripita.

      Eliminar
  3. Mmmmm...qué recuerdos tan bonitos me trae este post y qué biennn huele...Me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  4. Casi toda mi vida he sido cegata (gracias al marivilloso láser, no sólo para la vista), y el olfato ha sido uno de mis sentidos favoritos. Recuerdo la colonia de mi primer novio, el olor de las flores y de madera vieja al entrar en la iglesia el día de mi boda, mi perfume desde los 17 años, ... Pero ultimamente lo que más recuerdo es el jabon la Toja de mi padre para afeitarse, su abrigo con olor a humo y a contiminación después de 16 horas de trabajo. Que recuerdos y gracias a tí me doy cuenta que siempre estarán como el primer día...

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.