Follow by Email

domingo, 15 de julio de 2012

Esencia árabe.

Hace ahora aproximadamente unos 11 años estuve en una exposición organizada por La Caixa, sobre la cultura árabe, donde se recreaban cuatro ambientes típicos: un bazar, una mezquita, un dormitorio y un jardín árabe.

Me fascinó la forma en que habían sido recreados esos ambientes, los olores que se podían percibir, a almizcle, jazmines, bergamota, inciensos..., como se había cuidado la luz y sobre todo, el patio árabe, con el sonido del agua en constante murmullo, tan mágico y  a la vez relajante, recreando  una noche de luna y grillos..., con olor a naranjos en flor.

De esa visita saqué en claro dos cosas:

1. Había culturas para mi en gran medida desconocidas, de las que tengo hoy en día muchas cosas buenas que aprender.

2. El día que yo pudiera tener mi patio en casa, además de vegetación iba a tener el sonido del agua en movimiento para mis noches de luna de verano.

Hoy no hay luna en mi cielo, ni es de color azul intenso, ya es sólo inmensa oscuridad, sólo salpicada por la luz de lejanas estrellas que me contemplan desde lo alto. Y aquí estoy, 11 años después, escuchando el sonido de una pequeña fuente en el patio de mi ansiado refugio en el verano, mientras que la brisa suave de la noche se mezcla con el aroma de la citronela antimosquitos y el tomillo limonero.

Aquí estoy, recordando esa visita y como, a partir de ese momento, me interesé por una cultura que nos ha aportado tantas cosas a la sociedad en la que vivo. Aquí estoy, evocando con ese sonido lento, tranquilo, pausado y sereno, mi última visita a un hamman, donde no sólo disfruté de los contrastes de temperaturas del agua, también disfruté de la mágica combinación de la luz de las velas contra las paredes de ladrillo, la suave música y el sonido del agua envolviéndolo todo.


Ese agua que ahora me canta con su murmullo, el eco de momentos bonitos. Gotas salpicando contra gotas, refrescando mi mente del calor que me rodea. Noche de verano, de silencios y de gatos sigilosos que se acercan a mi, con pausados andares. Noche de agua y sueños. Noche de agua y recuerdos.

3 comentarios:

  1. Si es que llevas una princesa árabe dentro. Si te gusta la cultura árabe te recomiendo este otro blog de B aprende en casa: http://deviajeporaddunia.blogspot.com.es/
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Me fascinó en su momento y hoy en día sigue haciéndolo, su arquitectura, sus avances en medicina, su gastronomía,...
    Me pasaré por el blog recomendado.
    Besos con sabor a pastelitos de miel y pistachos...

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Casiopea! Recreas con una elegancia y un cariño lo especial que es el agua en la cultura árabe, que no hemos podido resistirnos a compartir tu post con nuestros amigos de Facebook en nuestra página sobre Hammam Al Ándalus. Te dejamos el enlace por si te apetece echar un vistazo:

    https://www.facebook.com/HammamAlAndalus

    Gracias por el post. Un saludo.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.