Follow by Email

viernes, 13 de julio de 2012

Mortadela

No, no es que me refiera a la hilarante película de homónimo titulo en la que la estupendísima Sofia Loren (eso es una mujer explosiva, con curvas y las demás, aficionadas) trataba de pasar por la aduana de Estados Unidos, con una gran mortadela, boloñesa, para más señas, si no me falla la memoria.



No, es que a veces me siento la versión femenina de Mortadelo y sus múltiples facetas. Hace un par de días, sin ir más lejos, fui Mortadela-doctora, dando puntos de aproximación en la barbilla de mi hija, que evoluciona favorablemente en su, por fin iniciado proceso de marcha sin apoyo, pero que como su equilibrio es bastante inestable, probó nuevamente las leyes de la gravedad.
Nada grave, pero la sangre es muy escandalosa.

Minutos después, era Mortadela-limpiadora, porque decidieron aliñar el suelo de la cocina con aceite (ya no se donde esconderlo, lo huelen, lo rastrean, lo encuentran y lo tiran al suelo). He descubierto que el lavavajillas es un estupendo quita grasas. Lo que no se es cómo va a salir, si es que alguna vez se quita, el rastro de aceite del parquet del pasillo.

Otras veces soy Mortadela-peluquera, de los niños y sus rizos, de lo poco que le queda a mi santo...Estilista, queda más fino ser Mortadela-estilista. Otras, me recreo entre los fogones, porque me relaja mucho esa faceta de Mortadela-cocinera.


Otras veces me siento Mortadela-felpudo, escucho las penas de familiares desesperados por el calor, los achaques y el aburrimiento...
Y otras, simplemente, Mortadela-pulpo, haciendo 3 ó 4 cosas a la vez.


¡¡Y a pesar de todo, que no falte ni el sentido del humor, ni la sonrisa en la cara todos los días!!

2 comentarios:

  1. ¡Jajaja! me ha encantado este repaso a tus múltiples personalidades Mortadelas. Te ha faltado la Mortadela amiga, que siempre estás ahí cuando se te necesita. Pobre Pitu, qué difícil se lo pone la gravedad dichosa. Dale un besito de mi parte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y me falta la Mortadela-manitas, la Mortadela-confesionario, la Mortadela-gruñona,...
    Pues no te creas que la Pitu ha escarmentado, va con una cara de felicidad andando por casa, cada vez más autónoma (y más mandona).

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.