Follow by Email

jueves, 2 de febrero de 2012

Con el corazón dividido.

Hace unos días hablando con una embarazada, de la que sentía una sana envidia por esa tripita, me preguntaba con cierto miedo que pasa en el corazón de una madre cuando llega el segundo.
Por un lado pensé, no soy la única inconsciente con los tiempos que corren y teniendo dos hijos, hay otras "inconscientes" y reincidentes como yo.
Siendo lo más diplomática posible, porque por experiencia se, que es una etapa de la vida en la que estás muy sensible, le comenté que el corazón de una madre es capaz de albergar amor para uno, dos, tres y los que se tercien.
Le comenté que a cada hijo se le quiere de una manera y por unas cosas. Cuando llega el segundo, no dejas de querer al primero, lo que compartes es el tiempo que le dedicas, pero el amor sigue ahí,  se incrementa con el paso del tiempo.
A uno le quieres por sus virtudes, su espontaneidad, su dulzura, por los rasgos de personalidad. Y al otro le quieres por sus gracias, su tesón, su afán de superación,...Hay mucho amor en el corazón de las madres, no dejas de querer, tu corazón se expande y quieres a todos tus hijos, no por igual, no por las mismas cosas ni por las mismas razones, pero si con la misma intensidad.
Y esa idea de los diferentes tipos de amor me sigue rondando la cabeza desde esa conversación. No se quiere igual a una amiga que a la pareja con la que compartes tu camino en la vida. Pero a tu amiga la quieres con todo tu alma y te desvelas y te preocupas por ella cuando tiene problemas, compartes buenos momentos y más cosas ¿que lo diferencia del amor a la pareja? ¿el componente de la atracción física? puede que si. No lo se.
¿Quieres igual a tu familia que a tus amigos? No, porque como dice una amiga mía, a los amigos los eliges, pero la familia es la que te toca y no la puedes cambiar (te puedes alejar de ella, pero siempre seguirán siendo tu familia).
Lo que si tengo claro es que el corazón humano es capaz de sentir muchas variantes del amor y desde esa conversación trato de "etiquetar" el tipo de amor que siento por cada una de las personas que para mi son importantes, por un motivo u otro y me faltan etiquetas, no le encuentro a veces los límites. Lo que si tengo seguro es que tengo el corazón dividido en muchas partes y a todos y cada uno de los que quiero, los quiero con gran intensidad. Se me expande el corazón, que le voy a hacer, es una "desgracia" como otra cualquiera, pero como se decía en "Con faldas y a lo loco": Nadie es perfecto.

4 comentarios:

  1. Todos los que tenemos la inmensa suerte de conocerte sabemos que tienes un corazón inmenso capaz de dividirse hasta el infinito y más allá. Un besito grande.

    ResponderEliminar
  2. a mi me pasa que a la gente que quiero tengo que tenerla cerca, y hay mucha gente que tengo cerca pero parece que está lejos. por esto, muchas veces siente que la intensidad disminuye de volumen, pero quizás sea un momento puntual, o quizás no... no lo sé. estas cosas del amor son tan difíciles...

    ResponderEliminar
  3. tienes un premio en mi blog!! entra para recogerlo!!

    http://instantesquesecruzaneneltiempo.blogspot.com/2012/02/premio-y-50-seguidores-gracias-tods.html

    ResponderEliminar
  4. a veces he pensado que no se querer bien, o que a la gente que quiero no se demostrarle que la quiero y,lo peor es que a veces creo que esas personas piensan que considero antes otras cosas que a ellos, qué dificil es hacer ver que son lo primero para mi pero que miedo siento tambien de que lo sepan.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.